Tinduf y el Polisario: una realidad totalitaria

Publicado en: Sin categoría | 0
Reporte de Human Rights Watch, julio 16, 2019
Reporte de Human Rights Watch, julio 16, 2019
El Frente Polisario prometió la revolución y la emancipación pero instauró una dictadura, un régimen de corte totalitario con aquiescencia de Argelia.

Según reporte de Human Rights Watch entre el 17 y el 19 de junio (2019), Fadel Mohamed Breica, Moulay Abba Bouzid y Mahmoud Zeidan fueron arrestados y encarcelados en los campamentos de Tinduf que regenta el Frente Polisario en Argelia[1]. Los tres hombres son conocidos como disidentes y han divulgado numerosas publicaciones en Facebook en las que critican severamente el liderazgo del Polisario. Los disidentes han denunciado la “tiranía y dictadura” de los dirigentes del Polisario, la “ausencia de diálogo” y la “falta de alternativas a la represión” en los campamentos. Enfatizaron que el “liderazgo corrupto” del Polisario estaba “temblando [en reacción] a lo que les está sucediendo a sus amos en Argelia”, en alusión a la ola de protestas callejeras que llevó a la renuncia del presidente argelino Abdelaziz Bouteflika hace unos meses.

HRW instó al Polisario a mostrar evidencias “creíbles” de que los saharauis detenidos eran culpables de acciones criminales y no solo de criticar pacíficamente al Polisario. “Si no tienen evidencia para probar cargos penales, deberían poner en libertad a los tres”. ¿Por qué fueron detenidos los tres jóvenes? Según el Polisario los detenidos son investigados por difamación, insultos e “incitación a la desobediencia”. Esa entidad reiteró que los detenidos permanecían en prisión preventiva por cargos de “traición”, sedición, vandalismo, injurias y calumnias. El reporte de HRW indicó que, transcurrido un mes de la arbitraria detención, el Polisario no había divulgado pruebas de las acusaciones hechas. Los interrogatorios se les habrían realizado esposados, con los ojos vendados y habrían sido obligados a firmar una confesión escrita bajo amenaza de tortura, según indicaron familiares y abogados de los detenidos. Los hechos denunciados indicarían la violación del derecho internacional por parte del Polisario. Considérese que la confesión no puede ser forzada ni obtenida bajo amenaza de tortura. Tanto el Polisario como Argelia (país que los alberga los campamentos y donde están detenidos los hombres), tienen la responsabilidad de garantizar el respeto de los derechos humanos, expresó HRW: “Argelia no puede dejar a cargo de otros la protección de los derechos humanos en su territorio y hacer la vista gorda si el Polisario los viola”.

A inicios de septiembre la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) solicitó la «intervención urgente» de España para liberar a los disidentes -uno de ellos de nacionalidad española- que se encontraban en huelga de hambre. La asociación indicó que «la dirección dictatorial que dirige el (Frente) Polisario sigue haciendo oídos sordos a las diferentes llamados tanto de las madres, familiares y ONG para que se libere de inmediato y sin condiciones previas a estos presos de conciencia» cuyo «único delito […] fue hacer uso de las redes sociales para denunciar la corrupción en la que está inmersa parte de esta dirección [la del Polisario]». ASADEDH alertó sobre el estado de salud de Fadel Breica, saharaui de nacionalidad española. La familia de ese joven denunció su grave estado de salud, así como la negativa del Polisario a permitir el acceso de un médico en tanto no suspendiera la huelga de hambre. Al contactar esta mañana a la asociación saharaui -para conocer la situación de los detenidos- precisó que “siguen detenidos arbitrariamente”. Ayer y hoy la ASADEDH ha denunciado que Allali Ould Aleya, Fal Ould Mulay Lehsen y Bouna Ould El Alem fallecieron, víctimas de graves torturas perpetradas por el Polisario, específicamente por Brahim Beidila Alias «Gregado». La ASADEDH responsabilizó directamente a Brahim Ghali, secretario general del Frente Polisario.

En diferentes ocasiones se ha insistido en la dimensión humana del conflicto del Sahara. La población de Tinduf vive en condiciones difíciles, prisionera de la causa revolucionaria, inmersa en el tribalismo y bajo el régimen de partido único que instauró el Frente Polisario. Las libertades fundamentales, el disenso, la libre expresión, el libre movimiento o el desarrollo individual son imposibles bajo un sistema totalitario.

CPLATAM -Análisis Político en América Latina-

Octubre, 2019

Notas

[1] Zeidan trabajó como periodista hasta 2018 en RASD-TV, cadena oficial del Polisario; Bouzid participó activamente en el movimiento del 5 de marzo, un grupo disidente fundado el 5 de marzo de 2011, a raíz de los levantamientos árabes de ese año, para exigir reformas al Polisario, a saber: el fin de la corrupción y del tribalismo, así como cambios radicales de liderazgo. Las demandas no son excesivas si se considera que los líderes de esa entidad, a la usanza cubana o argelina, superan los 60 años, son adultos mayores o de tercera edad. “Bouzid y Breica también son miembros de la Iniciativa Saharaui por el Cambio, y Zeidan es miembro fundador del Foro de Jóvenes Saharauis para una Solución. Ambos grupos, que tienen su sede en España, desafían al liderazgo del Polisario y se inclinan por explorar nuevas formas de resolver el conflicto de 44 años con Marruecos sobre el destino político del Sahara Occidental”, reconstruyó HRW.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.