Sudán del Sur

Nombre Oficial: República de Sudán del Sur

Capital: Juba

Extensión: 664.329 km²

Fronteras: Limita al Norte con Sudán, al Oeste con la República Centroafricana, al Sur con República Democrática del Congo, Uganda y Kenia, y al Este con Etiopia

División Administrativa: 10 estados

Población: 10.975.920 millones de personas

Forma de Gobierno: República presidencial (última constitución firmada el 7 de julio de 2011, con efecto a partir del 9 de julio de 2011)

Independencia Oficial: 9 de julio de 2011

Día Nacional: 9 de julio (2011)

Religión: Cristianismo 70%, Islam 3% al 5% y Animistas 20% al 25%

Idioma: Ingles y Árabe (lenguas oficiales), existen muchas lenguas tribiales, lass más habladas son: Binka, Nuer, Shilluk, Zande, Bari, Ubangian y Otuho

Moneda: Libra sursudanesa (SSP)

Poder Ejecutivo

Jefe de Estado y Gobierno: Presidente Salva Kiir Mayardit desde el 9 de julio de 2011, elegido directamente por mayoría simple de votos (por un período de cuatro años) con derecho a un segundo mandato. Últimas elecciones llevadas a cabo el 15 de abril de 2010, las próximas elecciones previstas eran para el 2015, fueron aplazadas para el 2018 y de nuevo hasta el 2021.

Vicepresidentes: Primer vicepresidente Riek Machar Teny Dhurgon desde el 22 de febrero de 2020; vicepresidente James Wani Igga desde el 26 de abril de 2016; Vicepresidente Taban Deng Gai desde el 22 de febrero de 2020; Vicepresidenta Rebecca Nyandeng Chol Garang de Mabior desde el 22 de febrero de 2020; Vicepresidente Hussein Abdelbagi Ayii desde el 22 de febrero de 2020.

Poder Legislativo

Asamblea Legislativa Nacional Bicameral: Compuesta con el consejo de estados, establecido por decreto presidencial en agosto de 2011, que consta de 50 escaños; donde 20 son miembros antiguos del consejo de estados y 30 representantes designados.

Asamblea Legislativa Nacional de Transición: Establecida el 4 de agosto de 2016, de conformidad con el acuerdo de agosto de 2015 sobre la resolución del conflicto en la República de Sudán del Sur: Compuesta por 400 escaños, donde 170 miembros fueron elegidos en abril de 2010, 96 miembros de la antigua asamblea nacional, 66 miembros nombrados después de la independencia y 68 miembros añadidos como resultado del acuerdo de 2016.

Poder Judicial

Tribunal Supremo de Sudán del Sur: Compuesto por los presidentes de los tribunales principales y adjuntos, otros nueve jueces (nombrados por el presidente a propuesta del consejo de la magistratura, órgano judicial y administrativo de nueve miembros; mandato judicial establecido por los órganos jurisdiccionales nacionales) y organizados normalmente en grupos de tres jueces (excepto cuando actúa como grupo constitucional de los nueve jueces presididos por el presidente del tribunal)

Tribunales de Apelación: Tribunales superiores; tribunales de condado; Tribunales de condado; Tribunales consuetudinarios y Tribunales especializados.

Economía

Sudán del sur es un país subdesarrollado y con pobreza generalizada, producto de varias décadas de guerra civil, los combates continuos dentro de la nación trastornan la economía del país, puesto que la mayor parte de la población depende de la agricultura de subsistencia, y programas de ayuda humanitaria, porque los mercados no están bien organizados debido a la inseguridad de los derechos de propiedad y las débiles señales de los precios. La infraestructura del Sudán es poca, pues cuenta con casi 10.000 kilómetros, pero solo el 2% está pavimentado; su electricidad es producida por generadores Diesel, pero son muy costosos, y su servicio de plomería y agua potable son escasos, por lo tanto, el 2% de su población tiene acceso a la electricidad, y alrededor del 90% de los bienes, capitales y servicios consumidos son importados de países vecinos (principalmente de Uganda, Kenia, Sudán).

La pobreza y la inseguridad alimentaria han aumentado debido al desplazamiento de personas causado por el conflicto, y con la propagación de la hambruna, el 66% de la población de Sudán del Sur vive con menos de 2 dólares al día, según el Banco Mundial; alrededor del 80% de la población vive en zonas rurales, y la agricultura, la silvicultura y la pesca proporcionan el sustento a la mayoría de los hogares. Gran parte de la actividad del sector rural se centra en la agricultura de subsistencia de bajo consumo y bajo rendimiento. El país tiene una deuda considerable, producto del aumento del gasto militar y a las altas tasas de corrupción gubernamental, y adicionalmente, los funcionarios públicos no reciben el pago de sus salarios a tiempo, lo que permite el incremento de las personas cometiendo actos delictivos (saqueo y el bandidaje). El Gobierno ha financiado sus gastos mediante préstamos del banco central y fuentes extranjeras, utilizando las ventas a término de petróleo como garantía; sin embargo, el banco central tomó la decisión de adoptar un régimen de cambio de variable en 2015, lo que desencadenó una depreciación del 97% del precio total de la moneda, y generó un notable incremento en el mercado negro.

Notas

Sudán del Sur ha sufrido años de guerra, y tiene un sistema de salud frágil que ha dejado a muchas personas sin acceso a tratamiento de enfermedades crónicas o infecciosas como lo es la tuberculosis, que si no se trata debilita severamente la salud y llega a ser mortal, a tal punto de ser una de las diez principales causas de muerte a nivel mundial. Anualmente, la Organización Mundial de la Salud reporta unos 14.600 casos en promedio, pero para Sudán del Sur la cifra es mucho más elevada, pues es de 20.600 personas.

Es posible que, en su mayoría, las personas que llegan con tuberculosis lo hacen demasiado tarde, pues previamente fueron a instalaciones médicas que no tenían la capacidad de diagnosticar la enfermedad. El diagnóstico, que antes era un proceso muy complicado en países que, como Sudán del Sur, presentan grandes desafíos logísticos para desplazarse o para tener suministro continuo de agua o de luz, ha mejorado con la incorporación en los últimos años de herramientas innovadoras, como el ultrasonido en el punto de atención (o Pocus)

-Por otro lado, el hacinamiento, la escasa higiene y la prevalencia de malnutrición, tuberculosis o malaria suponen un alto riesgo de contagio de covid-19 para quienes huyeron de la guerra. El Gobierno sursudanés ha declarado los dos primeros casos de covid-19 en el interior de sendos campos de desplazados por el largo y cruento conflicto que vive este país africano; en concreto se trata de dos espacios situados en Juba, la capital, donde permanecen 30.000 civiles, y otro en Bentiu, posicionado como el mayor de todos con 118.000 residentes.

Con información de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España y The World Factbook — Central Intelligence Agency (CIA). Elaboración CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.