Sudáfrica

Publicado en: Fichas Técnicas, Sudáfrica | 0

Nombre Oficial: República de Sudáfrica

Capital: Pretoria

Extensión: 1.219.090 km2

Fronteras: La República de Sudáfrica limita al Noroeste con Namibia, al Norte con Botsuana y Zimbabue y al Este con Mozambique y Eswatini.

División Administrativa: 9 provincias

Población: 57.939.000 millones de habitantes

Forma de Gobierno: República parlamentaria (8 de mayo de 1996, aprobada por el Tribunal Constitucional el 4 de diciembre de 1996, con efecto a partir del 4 de febrero de 1997)

Independencia Oficial: 31 de mayo de 1910

Día Nacional: 27 de abril

Religión: Cristianismo 80% (divididas en: Reformada Holandesa, la Anglicana, la Católica Romana, la Metodista, la Presbiteriana y Sión), Judaísmo Ortodoxo y Reformado 1%, Musulmana 1,5% e Hinduismo 1,2%

Idioma: Las lenguas oficiales se dividen en cuatro grupos: nguni, sotho, tsonga y venda (lenguas africanas)

Moneda: Rand Sudafricano

Poder Ejecutivo

Jefe de Estado y Gobierno: Presidente Matamela Cyril Ramaphosa desde el 15 de febrero de 2018 (Jacob Zuma dimitió de la presidencia el 14 de febrero de 2018), está acompañada por el vicepresidente David Mabuza 26 de febrero de 2018; el presidente es electo directamente por la Asamblea Nacional para un mandato de 5 años (elegible para un segundo mandato). Elecciones celebradas por última vez el 22 de mayo de 2019 y las próximas serán en mayo de 2024.

Poder Legislativo

Parlamento Bicameral: Conformado por el consejo nacional de provincias que consta de 90 escaños, donde 10 miembros son designados por cada una de las 9 legislaturas provinciales para un mandato de cinco años. Última elección celebrada el 8 de mayo de 2019, y las próximas en celebrarse serán en 2024.

Nota: El consejo tiene facultades especiales para proteger los intereses regionales, incluida la salvaguardia de las tradiciones culturales y lingüísticas de las minorías étnicas.

Asamblea Nacional: Consta de 400 escaños, y sus miembros son elegidos directamente en circunscripciones con representación proporcional por sufragio proporcional para desempeñar mandatos de cinco años. Última elección celebrada el 8 de mayo de 2019, y las próximas en celebrarse serán en 2024.

Poder Judicial

Tribunal Supremo de Apelaciones: Compuesto por el presidente del tribunal, el vicepresidente (nombrados por el presidente nacional previa consulta con la Comisión de Servicios Judiciales), y 21 jueces (nombrados por el presidente nacional a propuesta del consejo de la magistratura judicial y que ejerzan sus funciones hasta su destitución por ley del parlamento).

Tribunal Constitucional: Integrado por el presidente, los magistrados (nombrados por el presidente de Sudáfrica tras celebrar consultas con el consejo supremo de la república y con los jefes de la asamblea nacional), el vicepresidente y nueve jueces (nombrados por el presidente nacional, con previa consulta con el presidente del tribunal supremo y los dirigentes de la asamblea nacional; para cumplir mandatos no renovables de 12 años o hasta los 70).

Tribunales subordinados: Tribunales superiores; Tribunales de primera instancia; Tribunales laborales y Tribunales de reclamaciones sobre tierras.

Economía

Sudáfrica es un mercado emergente de ingresos medios con una abundante oferta de recursos naturales; sectores financieros, jurídicos, de comunicaciones, energía y transporte bien desarrollados; y una bolsa de valores que es la más grande de África y una de las 20 principales del mundo. El crecimiento económico se ha desacelerado en los últimos años, disminuyendo a un 0,7% en 2017. El desempleo, la pobreza y la desigualdad – entre los más altos del mundo – siguen siendo un desafío. El desempleo oficial es aproximadamente el 27% de la fuerza de trabajo, y es significativamente mayor entre los jóvenes negros. Aunque la infraestructura moderna del país apoya una distribución relativamente eficiente de bienes a los principales centros urbanos de toda la región, el suministro inestable de electricidad retrasa el crecimiento. Eskom, la compañía estatal de energía eléctrica está construyendo tres nuevas centrales eléctricas e instalando nuevos programas de gestión de la demanda de energía para mejorar la fiabilidad de la red eléctrica, pero ha estado plagada de acusaciones de mala administración y corrupción y enfrenta una carga de deuda cada vez mayor.

La política económica de Sudáfrica se ha centrado en controlar la industrialización y al mismo tiempo empoderar una base económica más amplia; sin embargo, el país se enfrenta a limitaciones estructurales que también limitan el crecimiento económico, como escasez de conocimientos especializados, disminución de la competitividad mundial, y frecuentes paros de trabajo debido a la acción de huelga. El Gobierno se enfrenta a la creciente presión de los sectores urbanos para mejorar la prestación de servicios básicos a las zonas de bajos ingresos, a fin de aumentar el crecimiento del empleo, y proporcionar educación universitaria a precios asequibles. Las luchas políticas internas entre el partido gobernante de Sudáfrica y la volatilidad del rand ponen en riesgo el crecimiento económico. A los inversores internacionales le preocupa la estabilidad económica a largo plazo del país; a finales de 2016, la mayoría de las principales agencias internacionales de calificación crediticia rebajaron la calificación de la deuda internacional de Sudáfrica a bonos basura.

Notas

La pobreza y la inseguridad han aumentado sustancialmente tras el cierre el 27 de marzo. El turismo representa una parte importante de la economía del país, y los negocios derivados del sector turístico tuvieron su mayor auge en enero y febrero, lo que proyectaba un brillante 2020 para la economía. Sin embargo, la aparición del covid-19 detuvo abruptamente la economía del país, y dejó a todos sus habitantes en un confinamiento estricto, lo que también supone un problema social puesto que en su mayoría las familias están conformadas por numerosos miembros, y pocas oportunidades de conseguir dinero para manutención. Sudáfrica tiene la economía más desarrollada del continente, pero también es el país con mayor número de personas infectadas de coronavirus, pues cuenta con más de 22.000, lo que representa el 20% de la población total africana Y debido a que la enfermedad puede no alcanzar su punto máximo durante cuatro meses más, los líderes esperan pasar un tiempo especialmente largo equilibrando los riesgos para la salud pública con la actividad económica esencial para el bienestar nacional. 

La preocupación por la crisis sanitaria, y la necesidad de reactivar la economía para sostener el país han llevado al presidente del país a tomar la decisión de tomar un presupuesto extraordinario e $500.000 millones, para poder atenuar los efectos socioeconómicos consecuencia del covid-19. El presidente Cyril Ramaphosa aseguró que la cantidad ​​es aproximadamente el 10% del PIB del país más desarrollado del África subsahariana, y que sus prioridades principales son combatir el virus y poder aliviar el hambre y angustia que padecen los ciudadanos, puesto que millones de personas luchan para poder sobrevivir al encierro.

Con información de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España y The World Factbook — Central Intelligence Agency (CIA). Elaboración CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.