LIBROS l 1984: “El Hermano Mayor vela por ti”

Expertos del sector editorial en Reino Unido eligieron -en 2015- los 20 libros que consideran más importantes en la historia, 1984 de George Orwell, fue uno de ellos.

En 1984, Londres era la tercera provincia más poblada de Oceanía, allí vivía Winston Smith (39). Hurgaba constantemente en su memoria buscando recuerdos que le indicaran si esa  lúgubre ciudad había sido de otra manera, si la textura física de la vida había sido siempre así. ¿Siempre estuvieron vigilados por la Policía del Pensamiento? ¿Cómo fue la vida antes de la Revolución? Las generaciones más jóvenes crecieron en el mundo instaurado por la Revolución y solo conocían el Socing —socialismo inglés—, por eso la existencia del Partido se aceptaba como algo inalterable. Burlaban algunas reglas pero la destrucción del sistema no era el eje movilizador, salvo para Winston que había fijado la resistencia en su cabeza, en la cordura y en la búsqueda de la verdad.

El Partido tenía principios (la guerra es la paz, la libertad es la esclavitud y la ignorancia es la fuerza) y mecanismos para su funcionamiento (la mutabilidad del  pasado, el doblepiensa y la nuevalengua). Se gobernaba desde cuatro ministerios: el Ministerio de la Verdad —Miniver— a cargo de las noticias, la cultura, el entretenimiento y la educación; el Ministerio de la Paz —Minipax— que hacía la guerra; el Ministerio de la Abundancia —Minindancia— que conducía la economía; y, el Ministerio del Amor  —Minimor— que mantenía la ley, el orden y reeducaba a quienes osaban salir del redil.

El lugar más alto en la estructura de poder lo ocupaba el Hermano Mayor, un ser infalible que nadie había visto pero tenía rostro, un rostro de bigotes negros que lo invadía todo. Los integrantes del Partido Interior gozaban de pequeños privilegios pero llevaban una vida austera, los del Partido Exterior apenas sobrevivían. Los proletarios eran la mayoría, excluida y despreciada por el Partido, toleraban sus condiciones miserables porque les hicieron creer que vivían mejor que sus antepasados, el aislamiento evitaba las comparaciones.

Winston era miembro del Partido Exterior, se desempeñaba como funcionario del Departamento de Archivos en el Miniver, su trabajo consistía en falsificar la historia, los hechos, las noticias, las estadísticas, sustituía promesas por advertencias, transformaba la escasez en abundancia y las derrotas en victorias. Syme, ortodoxo virulento, era filólogo en el Departamento de Investigación y estaba dedicado a la undécima edición del diccionario de nuevalengua, su trabajo era destruir las palabras. En 2050 la vieja lengua habría desaparecido, la literatura del pasado se habría destruido en forma y contenido. “La Revolución se habrá completado cuando el lenguaje sea perfecto (…) no existirá el pensamiento tal y como lo entendemos hoy. La ortodoxia equivale a no pensar”. Syme fue vaporizado y Winston se venció a sí mismo tras la estancia en el Minimor.

El progreso era el avance hacia el dolor. El odio, la desigualdad y la falta de libertad eran condiciones necesarias para la estabilidad del régimen así como la reescritura de la historia, la guerra perpetua y el enemigo externo, la vigilancia y la represión. El poder no era un medio para el Partido, era el fin en sí mismo. “Nadie instaura una dictadura para salvaguardar una revolución, sino que la revolución se hace para instaurar una dictadura”.

En América Latina, gobernantes y dictadores desafían la ficción. Algunos —no todos— todavía usan bigote, continúan canalizando el odio entre los Goldsteins (traidores) y los enemigos externos. El Hermano Mayor inspira a los líderes del siglo XXI, no así la austeridad del Socing. El despilfarro y la corrupción han sido la regla, tan importante acumular riqueza como poder. En cambio, el doblepiensa les resulta un mecanismo atractivo para hablar de revoluciónmovilización social o injerencismo. Se llaman revolucionarios pero no lo son aunque tienen como referente a distintos dictadores. Cuando la injerencia contribuye a legitimar acciones arbitrarias, se halaga, es bienvenida, cuando los cuestiona, es inadmisible. Si la movilización social la promueven ellos, se asiste al clímax de la democracia participativa, si se hace para protestar es un intento destituyente. ¿Manifestaciones de odio y juicios públicos a traidores y criminales mentales? Por supuesto. El uso del lenguaje también se tomó muy en serio. Syme tenía razón, el objetivo final de la nuevalengua era reducir el alcance del pensamiento, el presidente Nicolás Maduro ha introducido nuevas expresiones y muestra fascinación por la destrucción de las palabras. La felicidad no es un asunto personal sino una cuestión de Estado y para eso el chavismo dio origen al Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo y el correísmo no se quedó atrás, creó el Ministerio del Buen Vivir para guiar la búsqueda de la felicidad…. “El Hermano Mayor vela por ti”.

Clara RIVEROS 

Enero 4, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.