Moncef Marzouki, expresidente de Túnez: «No podemos sacrificar el futuro de 100 millones de magrebíes por 200.000 saharauis»

Moncef Marzouki, expresidente de Túnez

En una larga entrevista al diario «Al Quds Al Arabi», Moncef Marzouki, expresidente de Túnez, abordó varios temas de actualidad y se refirió a los acontecimientos de Guerguerat y a la responsabilidad de Argelia en la obstrucción a la construcción de un Magreb Unido: “Soy magrebí y siempre he trabajado y sigo trabajando para avanzar en este proyecto, pero está claro que ciertas fuerzas están decididas a abortarlo”, expresó Marzouki al diario Al Quds Al Arabi.

El expresidente afirmó que “cada vez que avanzamos y encontramos una solución razonable al problema saharaui en el marco de la autonomía bajo la soberanía marroquí y en el marco de la Unión del Magreb, ciertas fuerzas lanzan atentados terroristas para obstaculizarlo”, en alusión a los atentados terroristas perpetrados en su país durante su mandato entre 2011 y 2014.

Marzouki sostuvo que quienes «están detrás del fracaso del proyecto del Magreb son los que están detrás de las recientes maniobras del Polisario y no tienen otro objetivo que impedir cualquier reconciliación o realización del sueño magrebí”.

Asimismo, deploró la posición negativa del régimen argelino hacia él y hacia su país Túnez, debido a su posición sobre la cuestión del Sahara que no sintoniza con la posición argelina. Recordó que durante su mandato intentó reunir a los líderes del Magreb, todos aceptaron su invitación excepto los dirigentes argelinos. La intención del tunecino era presentar diferentes propuestas, entre ellas, la búsqueda de una solución al problema del Sahara en el marco de la autonomía propuesta por Marruecos. Sin embargo, lamentó el expresidente, “prevalecieron los viejos odios”.

Marzouki señaló que, tras los últimos acontecimientos de Argelia, esperaba el ascenso de una nueva generación de líderes argelinos que tuvieran el coraje y el espíritu patriótico de comprender que esa política le ha costado 40 años la región, por lo mismo debe terminar y posibilitar el inicio de un proceso de acercamiento entre los pueblos. Afirmó con rotundidad que: “No podemos sacrificar el futuro de cien millones de norteafricanos por doscientos mil saharauis que también pueden vivir con dignidad dentro de un Magreb unido y en el marco de la autonomía propuesta por Marruecos”.

El expresidente de Túnez, de manera clara y sin tapujos, declaró que se debería hacer hincapié en la unificación de los países y no en su división, lamentó que la región se convierta en rehén de un grupo de personas dentro del régimen contra el cual el pueblo argelino se sublevó. “Mi gran esperanza es que una nueva generación de dirigentes argelinos, que vendrán del “Hirak” (movilización social de protesta) y de la democracia, buscarán acabar con este problema y construir la Unión del Gran Magreb donde no tendrá lugar el Polisario, ni la división de Marruecos”.

Marzouki indicó, refiriéndose “Hirak», que la principal reivindicación del movimiento argelino buscaba poner fin al desprecio a la inteligencia y la dignidad de los argelinos en relación con la candidatura de una persona cuya impotencia e incapacidad eran manifiestas para todos y con miras también a terminar con el control impuesto a los ciudadanos por un determinado clan. “Estoy convencido de que el Estado militar verdugo de Argelia está muerto en la mente y el corazón de los argelinos que ya no temen al Estado profundo”, zanjó.

CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©
Diciembre 2020

Jamal Eddine Mechbal (Magreb)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.