Marruecos frente a la delimitación de su espacio marítimo

La ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya durante el encuentro en Rabat con su homólogo marroquí, Nasser Bourita
El derecho del mar permite delimitar las aguas de explotación exclusivas de cada Estado, mantiene estricta consonancia y/o correspondencia con el Derecho Internacional. La aprobación, últimamente, en las dos Cámaras del Legislativo de Marruecos de dos proyectos de ley, define la competencia legal del reino para avanzar en su delimitación de áreas marítimas.

Los dos proyectos de ley fueron aprobados tanto en la Cámara de Representantes, el 22 de enero (2020), como en la Cámara de Consejeros, el 4 de febrero. Previamente, el mismo día, los dos textos fueron examinados y adoptados de forma unánime por los miembros de la Comisión de Asuntos Exteriores y Defensa de la Cámara de Consejeros. Acerca de los dos proyectos aprobados: 1. El proyecto de ley 37.17 —modifica y complementa el Dahir (decreto) que contiene la Ley 1.73.211 de 26 Moharrem 1393 (del 2 de marzo de 1973)—, que fija el límite de las aguas territoriales; y, 2. El proyecto de ley 38.17 —modifica y complementa la Ley 1.81—, que establece una zona económica exclusiva de 200 millas náuticas frente a las costas de las provincias del sur, incorporándola al dominio y competencia de la legislación nacional marroquí.

Estos dos proyectos de ley establecen las líneas de base y la plataforma continental del fondo marino que conecta a Marruecos con España, con Portugal y con Mauritania y tienen como objetivo adaptar la legislación nacional, en consonancia con la soberanía de Marruecos en su territorio y sus aguas territoriales.

Se trata de una actualización de la normativa que deben hacer diferentes Estados para armonizar su legislación nacional con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (1982). En el caso de Marruecos, los textos legales que han regido esta área, como se indica en líneas anteriores, se remontan a 1973 y a 1981, por tanto, había necesidad de actualizarlos. Estos dos proyectos responden a las directrices reales. Recuérdese que, con motivo del 44 aniversario de la Marcha Verde, el rey Mohamed VI, insistió en la necesidad de completar la configuración legal de todo el espacio territorial de Marruecos. Adicionalmente, el canciller Nasser Bourita destacó que las directrices reales tenían como objetivo llenar el vacío legal en la materia para que el Legislativo lo adaptase a la soberanía plena de Marruecos sobre todo su territorio, aguas territoriales y espacios aéreos de acuerdo con el enfoque y la estrategia de la política exterior del reino.

La legislación promulgada asume su ámbito de competencia en las aguas del Sahara marroquí y delimita sus 200 millas náuticas de Zona Económica Exclusiva (ZEE). Según información suministrada por medios españoles, en estas aguas faenan 128 embarcaciones europeas, mayoritariamente españolas. Cabe recordar que la Unión Europea y Marruecos renovaron su Acuerdo de Pesca en 2019, luego de que el Parlamento Europeo aprobara la ratificación del acuerdo por otros cuatro años.

Aunque la delimitación marítima es un acto de soberanía del que dispone cada Estado, este es un proceso que conduce a solapamientos y a alcanzar acuerdos con países vecinos, en el caso marroquí, especialmente con España que también tiene su demarcación fijada en las costas de las islas Canarias. De hecho, el 24 de enero, la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, viajó a Rabat donde se reunió con su homólogo marroquí, Nasser Bourita. Tras la reunión los dos cancilleres expresaron en conferencia de prensa conjunta sus respectivas consideraciones y mostraron coincidencia al reiterar a los medios presentes que Marruecos tiene derecho a legislar sobre sus aguas y cualquier cuestión de solapamiento o confluencia de intereses será resuelta mediante el diálogo diplomático.

«Marruecos ha iniciado un proceso legislativo para delimitar sus espacios marítimos. Esto es algo a lo que Marruecos tiene derecho dentro de la legislación internacional. Tiene derecho a fijar una zona marítima territorial y una zona económica exclusiva [y] de la misma forma que Marruecos tiene el derecho de fijarlas [sus zonas marítimas] también tiene el deber de hacerlo, en aquellos casos en los que hay solapamiento […] de común acuerdo con el otro país y respetando las reglas de la convención de Naciones Unidas sobre [el] derecho del mar, de la cual Marruecos y España forman parte», manifestó enérgicamente la canciller española.

El canciller marroquí también se mostró concluyente: «Marruecos acaba de ejercer su derecho soberano igual que ya lo hizo España en su día. En caso de solapamiento de aguas se encontrará una solución que no será unilateral. El derecho internacional ya prevé el diálogo como única medida de resolución. Y Marruecos lleva el diálogo en su ADN diplomático. Marruecos no quiere imponer hechos consumados».La responsable de la política exterior española agradeció la posición marroquí y su apuesta por privilegiar el diálogo para encontrar «soluciones de común acuerdo».

Marruecos y España mantienen una relación estratégica y de cooperación que de manera permanente insisten en afianzar y profundizar. España es el primer socio comercial de Marruecos y Marruecos es el segundo socio de España fuera de la Unión Europea, solo por detrás de Estados Unidos. El comercio bilateral se ha duplicado en los últimos seis años. «No es una casualidad que mi primera visita sea a Rabat», indicó la flamante canciller española.

CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Febrero 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.