La falta de ética en la solidaridad de arenga

Por José María Lizundia*

Me interesé por el Sáhara no por las razones de Marruecos, tampoco por las del Polisario, aunque estaba persuadido de que a estos les asistía una ‘justicia universal’, sino por los amigos españoles del Polisario. Fueron ellos y solo ellos los que me indujeron a escribir y a comprender el tema del Sáhara. Me parecía inmoral que desde el bienestar y vida confortable  de estos españoles hooligans, arengaran al sufrimiento, las privaciones y la desesperanza radical: que las víctimas fueron meros medios o instrumento para desahogar sus ansias subjetivas de Causa, de Cruzada, de ser arrebatados de sus aburridas vidas por la luminosidad celestial de fines muy superiores, como es la Redención, las mutaciones históricas de epopeya en la realidad, la lucha final de principios cosmológicos, con tanta fuerza como para no querer   escatimarles las décadas de horror que les esperen, no a ellos,  desde luego, sino a esos otros, los que se embarran en el campo de juego y no permanecen impolutos en los asientos de las gradas.

La inmoralidad de estas personas o masas es doble: uno, necesitan una Causa que siempre supone muertes y destrucción para gratificar sus propias pulsiones y agresividad -cuanto más execrable sea el verdugo más justificado es nuestro odio, nos sentimos de pronto vivos y fuertes-, lo hacen psicológicamente solo por ellos mismos, para su desahogo, como exutorio para el malestar, la frustración, el vacío; dos, se ejerce el chantaje, ya que la víctima azuzada a seguir sufriendo, al callejón sin salida, por tantas almas amorosas, no puede ser tan desconsiderada y desagradecida como para sucumbir a  la claudicación, ha de seguir sufriendo, así se lo exige sus hooligans henchidos de cariño solidario (la palabra sonajero o maraca).

No cabe ningún planteamiento de reflexión y autocrítica, de positividad e intento, de peldaños que subir, vías que ensayar, maneras de persuadir, de racionalidad, inteligencia, empeño e imaginación. Si alguien los fuerza, se reservan, como en Oslo, el rechazo final, todo es a vida y muerte (de otros).

*José María Lizundia es escritor español, ha publicado cinco libros sobre el Sáhara, es abogado, miembro de número del Instituto de Estudios Canarios, columnista en ELDIA.es y editor de la colección «Ensayos Saharianos» que reúne siete títulos y seis autores en torno a diferentes temas relacionados con el Magreb.

Un artículo para CPLATAM -Análisis Político en América Latina-

Febrero, 2020

En las redes…

— CPLATAM (@CPLATAM) February 13, 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.