¿Está preparando la AFSCA de Sabbatella un sistema para interceptar todas las comunicaciones?

Expongo algunas consideraciones sobre la Licitación Pública Internacional N° 01/2015 (PNUD/ARG/14/010[1]) de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) publicada aparentementehoy(12.06.2015) en la página de este organismo regulador de los servicios audiovisuales de Argentina (radiodifusión sonora y televisión) .

La licitación pide para uso de la AFSCA la provisión de un “Sistema integral (hardware y software) para la gestión, control y monitoreo del espectro radioeléctrico en segmentos asignados a radiodifusión en la Republica Argentina para las bandas de radio AM (520 KHZ a 1610 KHZ), FM (88 MHz a 108 MHz) y televisión VHF (54 MHz a 216 MHZ y UHF (470 MHZ a 704 MHZ) y medición del campo eléctrico”.

Leí los pliegos y a mí me parece que esta licitación del AFSCA puede ser impugnada por distintas razones.

Es un tema algo técnico, pero con una indudable trascendencia política y trataré de explicarlo de la manera más sencilla posible.

1.- Sin lugar a dudas y debido a las especificaciones y descripciones de los pliegos, se está pidiendo un sistema con capacidad de hacer la llamada “comprobación técnica de emisiones” (determinar la existencia de señales, detectar interferencias, verificar separación de frecuencias, medir la intensidad de campo de una señal, etc.) Al mismo tiempo, permite registrar el contenido de las emisiones.

Las características del sistema solicitadas implican el uso de tecnología  de punta muy elaborada y con toda seguridad será bastante costoso.

2.- El sistema usará “sondas” (antenas/receptores) móviles y fijas, todos con capacidad de operación remota desde un control central.

Serán dos sondas móviles y 21 sondas fijas en 12 ciudades. Las sondas fijas se distribuirán así:

7 en la Ciudad de Buenos Aires, 2 en Rosario, 2 en Córdoba, 2 en Mendoza, 1 en San Juan, 1 en Tucumán, 1 en Santa Fé,  1 en Posadas, 1 en Corrientes, 1 en Paraná, 1 en Salta y 1 en Mar del Plata. Curiosamente, no se ubicará ninguna al sur del Río Colorado, es decir, en la Patagonia.

3.- Pero la cobertura del espectro pedido sirve no sólo para interceptar señales de radiodifusión sino también de telecomunicaciones de todo tipo, aun telefonía móvil y dispositivos inalámbricos.

(Aunque el título de la licitación habla de las bandas de radiodifusión AM, FM y TV VHF y UHF, el cuerpo del pliego contradice este título y señala después que el receptor de las “sondas fijas” debe “capturar todo el espectro de radiofrecuencia de 300 kHz a 1 GHz” y que las “sondas móviles” deben interceptar y almacenar las comunicaciones “de 300 kHz a 2,7 GHz”.

¿Qué significa esto?  Este rango de recepción de frecuencias es mucho más que radio y TV, es decir, no permite solamente captar Radio Mitre, Radio del Plata, FM Metro o Telefé. Permite, en realidad,  recibir y capturar gran parte de las telecomunicaciones terrestres: las bandas de telefonía celular, Internet móvil, datos, comunicaciones fijas punto a punto, servicios aeronáuticos, servicios marítimos, alarmas, “trunking”, etc., así como algunas satelitales)

4.- No obstante, de acuerdo a las normas vigentes —y esto es así en Argentina desde hace décadas—, esa función de “comprobación técnica” le corresponde a la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) (o a la nueva AFTIC). No a un organismo como la AFSCA que sólo tiene jurisdicción sobre la radio y la TV y no  sobretodas las radiocomunicaciones. (Esto es igualmente así en todo el mundo.)

(La AFSCA puede, sí, recabar información de la CNC para aplicar sanciones administrativas por infracciones técnicas, pero sólo de emisoras de radiodifusión sonora o TV. Y si desea chequear por ejemplo, que las emisoras de radio o TV respeten el horario de protección al menor o los tiempos publicitarios, la AFSCA puede seguir usando receptores comunes con sistemas de grabación, como lo hace desde hace muchos años ).

De hecho, la CNC ya tiene actualmente sus “centros de comprobación de emisiones”  (en los 90 fueron “privatizados” en favor de la empresa Thomson, hoy Thales —pese a que cumplían una función de “policía técnica”— y volvieron a la CNC en 2004.)

En este comunicado reciente de la CNC —donde no pueden evitar la tentación del proselitismo partidario— se informa que se adquirió un nuevo software para el sistema de comprobación de emisiones ya existente de ese organismo. El sistema de “comprobación de emisiones” existió en Argentina desde los años 30, cuando era manejado por la antigua repartición de Correos y Telecomunicaciones (“Radio Contralor Técnico”). ¿Por qué la AFSCA debería montar un sistema paralelo al de la CNC, si además no le corresponde?

Por otro lado, se pìde en el pliego que la empresa adjudicataria realice un barrido “en al zona sur del Gran Buenos Aires” para determinar la existencia de las emisoras de radio y TV existentes y actualizar la base de datos de AFSCA.

Pero, ¿por qué solamente en el sur de Gran Buenos Aires? ¿Tiene esto algún sentido? Hay más de 10.000 emisoras de radio y TV en toda Argentina de las cuales quizás el 70% carecen de licencia y en todas las grandes áreas urbanas, no sólo al sur de la capital del país, hay superposiciones y conflictos, especialmente en FM.

¿Hay motivos para preocuparse?

Tengo la impresión de que este llamado persigue otras finalidades no explicitadas, como poner en manos de Martín Sabbatella –un desconocedor absoluto de temas de comunicaciones, que responde estrictamente a las ordenes políticas de CFK y que además carece de toda ecuanimidad y neutralidad para presidir un organismo regulador– y/o de otras instancias del gobierno K  un completo sistema para interceptar indebidamente comunicaciones generales. Entre otras, las de celulares, datos  e Internet inalámbrico. (Se denunció recientemente que la inteligencia del ejército, a cargo del general César Milani, adquirió un sistema móvil similar, pese a que con él sólo puede hacerse inteligencia interna, función que no le corresponde a esa instancia.)

Y aunque no sea así, y a menos que alguien me desmienta, entiendo que el AFSCA no está facultado a hacer por sí mismo “comprobación técnica de emisiones”, ni de radiodifusión ni mucho menos de otros servicios de radiocomunicaciones.

La hipótesis más benévola es que el gobierno K use este sistema para acelerar una “regularización” de las miles de emisoras de radiodifusión FM sin licencia en las llamadas “zonas de conflicto” (grandes áreas urbanas donde está congelado elstatus quo, en las que se mantienen algunos  permisos precarios y no se llama a concursos). Y tal vez se emplee para casos de AM y TV igualmente sin licencia.

De ser así, sería irónico que durante 12 años el gobierno K no haya hecho nada al respecto (tampoco hizo nada a 5 años de la Ley de Medios y en esto nunca hubo ninguna traba por cautelares de Clarín).

Y también de ser así podemos esperar un reordenamiento masivo en el cual se decidirá qué emisoras sin licencia quedan y cuáles no y/o a cuáles se les otorgarán las mejores condiciones de operación de acuerdo a los clásicos criterios de discrecionalidad y amiguismo K;  los mismos criterios  que llevan a otorgar licencias a amigos, sean ONGs sostenidas por el Frente para la Victoria (como la reciente adjudicación de LT28 Radio Rafaela o ciertas emisoras indígenas neuquinas y rionegrinas manejadas por “punteros” K) o grandes empresas con fines de lucro como el Grupo Indalo.

En conclusión:

  1. a) Entiendo que la AFSCA no puede legalmente  hacer por sí misma “comprobación técnica de emisiones” en general(ni siquiera las de radiodifusión).
  2. b) AFSCA no puede operar legalmente un sistema que tenga la capacidad de capturar casi todo el espectro de radiocomunicaciones terrestre, marítimo, aeronáutico, celulares, datos e Internet inalámbico.
  3. c) También es posible que la puesta en marcha de este sistema signifique que AFSCA busque hacer un relevamiento a fondo para así consumara  las apuradas y con criterios discrecionales, a cuatro meses de las próximas elecciones, la regularización del espectro de radio y TV en las grandes ciudades. De esta forma,  ampliará el “amigopolio” de medios K, y lo dejará como un caballo de Troya para el próximo periodo.

Como sea y cualquiera sean las intenciones de este sistema, opino que conviene prestar mucha atención a este asunto.

 

Roberto H. Iglesias, Buenos Aires (Argentina)

CANAL, MENSAJE Y SOCIEDAD/CMS, 12 junio, 2015

______________________________________________________________

[1] El PNUD es el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Su sucursal argentina ha sido sospechada en ocasiones de estar influida por personal “militante” kirchnerista. La dirigente política Alcira Argumedo reveló un caso concreto e irrefutable de una medida discrecional de este organismo destinada a favorecer a amigos K.

Para más sobre este y muchos otros temas, conseguí mi libro El Medio es ‘El Relato’ a través de http://www.elmedioeselrelato.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.