Especiales CPLATAM: Mehdi Mesmoudi en diálogo con Abdelkader Chaui (II)

Acerca de los protagonistas de este encuentro: Mehdi Mesmoudi, el entrevistador, es profesor-investigador en el Departamento Académico de Humanidades de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (México). El entrevistado es Abdelkader Chaui, Escritor marroquí de lengua árabe, crítico literario. Chaui ha publicado 30 libros en árabe, entre ensayo y novela. Algunas de sus obras han sido traducidas al francés, solo una [Patio de honor] al español. De hecho, este año, se publicó Marruecos alegórico: ensayos de literatura y cultura (2019), este libro recopila los ensayos de Chaui escritos en español en los años trascurridos del siglo XXI y hace parte de la colección Ensayos Saharianos que fue editada por el escritor español José María Lizundia (N. del E.).

Por Mehdi Mesmoudi*

Mehdi Mesmoudi durante la Semana Árabe en México, 2018


Se dice comúnmente que “hablando se entiende la gente”. Generalmente cuando uno dice ‘la gente’ casi nunca se incluye en ella. Por tanto, los demás hablan y unos pocos conversan…

Pienso que una conversación lleva a tantos lugares y a la vez a ninguno en particular. Los que nos dedicamos a la escritura, especialmente la ensayística, sabemos que todo nos retorna al arte de ensayar, vagar y divagar, el solitario oficio de la flânerie. La literatura como demoledora de los lugares comunes y las verdades absolutas y obsoletas. Pienso que no me equivoqué porque en la conversación descubrí a Abdelkader Chaui y en Abdelkader Chaui descubrí la conversación y, sobre todo, lo que hoy en día me llama poderosamente la atención: la pregunta. La pregunta que no nos guía a una respuesta, sino a una nueva pregunta y así hasta el infinito.

Era una fría mañana en Tetuán. Mi madre sorprendida me vio cambiándome tan temprano y me pregunta adónde voy. Le respondo que tenía una reunión con un escritor en Asilah. Desayuno rápido y me dirijo a la estación de taxis. Llego a Tánger y tomé otro taxi a Asilah. Llegué puntualmente. Nunca olvidaré esa arquitectura blanquecina derritiéndose al paso del tiempo. De repente diviso al escritor y conforme iba acercándose, lo fui reconociendo. ¡Era cierto! Sí reconocía a Abdelkader Chaui sin conocerlo en persona y sin haberlo leído.

Creo que la literatura siembra en la región de los lectores dos plantas peculiares: “las correspondencias mudas” y “las extranjerías familiares”.

Optamos secretamente por hablar en lengua española lo cual me reconfortó. Mi dariya era bastante hueca e inconexa, repleta de mexicanismos, extrañamente familiar, herida en su noble alcoba. La ciudad de Asilah iba a ser testigo de un acontecimiento sin precedentes: un escritor marroquí que escribió toda su literatura en lengua árabe conversaba en lengua española a los lectores de América Latina. No se trata de una entrevista más que se agrega al listado o una mera anécdota, sino como planteaba hace unos días José María Lizundia “es un documento literario” que no pretendo definir o explicar, sino que prefiero que sean los lectores los que realicen esa labor de lectura, recepción y apropiación. Digo “apropiación” porque Abdelkader Chaui es un “bien común” y es nuestro, tan nuestro como de los demás, tanto de lengua árabe como de lengua española.

Junto a Abdelkader Chaui he redescubierto una región difusa en la literatura: lo autobiográfico. De qué manera dice cosas de nosotros sin que nosotros lo hayamos pretendido….

La literatura como la grande étrangère o una engreída que termina hablando siempre de sí misma y los escritores de sí mismos. Yo estoy convencido de que Abdelkader Chaui no quería decir tantas cosas o quería decir mucho más que solo eso. Como lector inquieto y rebelde que leo lo que no hay en los textos, como escritor fallido que pruebo mi suerte todos los días en el terreno del ensayo y secuestrado por el verso, me quedé con más ganas de conversar con el escritor porque descubrí otra cosa todavía más valiosa e imperceptible: Abdelkader Chaui me guiaba hacia otros autores. Probablemente, muy probablemente, nos estemos enfrentando a un gran escritor, de la talla de Mohamed Chukri y unos pocos más. En otras palabras, en Abdelkader Chaui descansa –lo que Borges comentaba de Quevedo en Otras Inquisiciones (1952) – “una dilatada y compleja literatura” que hay que leer y releer, escudriñar y desmenuzar porque no solo es una literatura que habla del autor, sino, también, y en gran medida, del lector que lo lee en nuestros tiempos contemporáneos. ¡Bienvenidos al universo del flânauteur que merodea entre los géneros literarios!

La experiencia vital y literaria de Abdelkader Chaui

CHAUI: De sufrimiento o de encantamiento, eso siempre depende de personas… mujeres u hombres y su relación con los recuerdos. Pues…algo también tiene que ver con la escritura. Hablando de la escritura literaria, generalmente, eso nos lleva, o me lleva a mí a decir que surge el interés de escribir en el momento en que una experiencia de vida, en relación con lo que uno piensa e intenta escribir. Es una experiencia de vida en relación con una cierta mentalidad que en este caso es el pensamiento de cualquier persona, y en este caso también es un escritor. Pues ese encuentro entre una realidad vivida en el tiempo con el deseo de traducir esa experiencia en una escritura, es lo que hace que lleguemos por fin a escribir, o a expresar lo que uno desea escribir o expresar.

Muchas veces, sobre todo estoy hablando generalmente de literatura, que sea en este caso una novela o un cuento, un poema, lo que sea, autobiografía también. Ese encuentro creo que es bastante interesante porque de una parte refleja una cierta realidad de vida, en su momento con el sujeto mismo con su mente, con su ser; y, de otra parte, de una acumulación de pensamientos, de experiencias también en relación con lo que uno lee, lo que uno aprende. Y lo que había dicho pues es el fruto de ese encuentro, que es lo que en definitiva se expresa generalmente, comúnmente, en lo que se llama literatura en prosa o en verso… [Abdelkader Chaui] escribe, en un sistema lingüístico determinado, en árabe, compuesto de sintaxis, conjugación y eso es lo que lleva a la escritura a ser una forma de expresar el interés, la relación, la investigación, lo que sea…en relación con nuestra visión global más o menos de lo que se llama el mundo. Yo intercambio claramente con las lenguas que me sirven para mis lecturas, a veces en francés, de vez en cuando en español, en árabe, en dariya también, que es diferente del árabe clásico tradicional, pues eso también tiene su rol, su papel, juega un papel determinante en cualquier escritor que se interesa en lo que se lee o se escribe.

MESMOUDI: ¿Y cuándo Abdelkader Chaui se percata de que está haciendo literatura? ¿Cuál es el momento en que…?

CHAUI: Cuando yo empecé a publicar mis primeros textos, eso es algo que todavía lo veo como ayer, hace poco. En el momento cuando encontré al día siguiente mis primeros textos publicados en los diarios de aquel entonces, en el diario Al-Alam, ya me di cuenta de que es el punto de partida y ya me reconocen, aunque no me conocen.

Me reconocen como alguien que escribe, que tiene un nombre propio (Abdelkader Chaui). Aunque no me conocen como persona. De hecho, no conocían mi edad, ni a qué ciudad pertenecía, no conocían nada. Luego, a principios de los años 70 cuando yo me incorporé a la Unión de Escritores Marroquíes el tema siguió otra dimensión, pues allí el reconocimiento se convirtió en un conocimiento en alma y cuerpo y a partir de ese momento yo tenía que seguir haciendo lo mismo, ya no me interesaba hacer otras cosas.

MESMOUDI: ¿Qué recuerdos tiene de ese Abdelkader Chaui? ¿Qué ha cambiado en él? Me refiero en la escritura.

CHAUI: Sí, yo desde el principio, porque esto tiene que ver con unas experiencias también de vida estuve más inclinado no solo a unos valores sino también a un cierto movimiento de esa época que tenía que ver de alguna manera con el renacimiento de los años 50, que más o menos invadió todo el mundo árabe, me refiero particularmente a Egipto, Líbano, Siria, que eran los países destacados en esa época. Y en relación con Marruecos, los primeros textos que empezaron a llegar a Marruecos en los años 70 eran o de Egipto, o de Siria, o de Líbano, más bien, prácticamente no había otros países, no había nada en particular, nos damos cuenta desde el comienzo que allí había unas revistas, libros, textos, novelas, eran todos árabes.

MESMOUDI: ¿Y todo se leía en árabe?

CHAUI: Sí, todo se leía en árabe.

MESMOUDI: ¿No había gente que leía en francés?

CHAUI: Gente del norte sí, leía también en español, mi generación, nosotros claro está, hemos aprendido el español desde la época de nuestra juventud, y había unos amigos para quienes el español era conocer, han nacido en Ceuta, hay unos, por ejemplo, escritores marroquíes de lengua española que no solo escriben en castellano o lengua española, escriben perfectamente en lengua española no solo por la fecha de nacimiento, también por el lugar. Han nacido en Ceuta en un ambiente diferente, en un contexto cultural bien diferente y yo pretendo que la lengua (el español), también ha sido para ellos, me refiero a eso, una lengua materna.

MESMOUDI: ¿Y por qué Abdelkader Chaui no ha decidido escribir en español?

CHAUI: Sinceramente no lo tengo claro, aunque yo leía poco en español, pero mucho en árabe, como ha sido el caso de toda una generación; y más bien en relación de mis lecturas con el Oriente Medio, se notaba porque tanto la producción marroquí era escasa como también el desarrollo de una literatura marroquí. Una cultura marroquí en general era en su comienzo de los años 50 o 60, por allí, no había algo interesante con lo que se podía llama la atención de cualquier joven de ese entonces. En cuanto a la debida literatura del Medio Oriente, particularmente de Egipto, Siria y Líbano llegaba frecuentemente a Marruecos y estaba al alcance de cualquier persona que quería tener una experiencia cultural o literaria particularmente.

Incluso nosotros, cuando estábamos en la secundaria, habíamos estudiado en textos fundamentales de la enseñanza siria y era algo que Marruecos adoptó en los años 60, desde la independencia… Cuando Marruecos rompió, políticamente, su relación diplomática con Egipto y con la famosísima Guerra del Desierto contra Argelia, Marruecos tomó otro rumbo y propiamente diría yo [que] los primeros textos incorporados en la programación de la enseñanza marroquí llegaron a ser de utilidad, diría hasta los años 66, 67, 68 y más tarde… Lo abordo en un texto [publicado en la 25ª edición del Salon international de l’édition et du livre à Casablanca. N. del E.].

MESMOUDI: En la Feria del Libro de Casablanca [la 25ª edición del Salon international de l’édition et du livre à Casablanca (SIEL) tuvo lugar del 7 al 17 de febrero de 2019 en Casablanca. N. del E).

CHAUI: Sí, sí, yo empecé por conocer, por ejemplo, muchos lugares en Siria y en Egipto antes de conocer lugares en Marruecos, sobre todo en el sur de Marruecos. Mi primera visita a Rabat fue en el 68 y ya tenía 18 años.

MESMOUDI: Entonces, ¿tu primer texto aparece en la prensa a los 18 años de edad?

CHAUI: Sí. Y a partir de ese momento que empecé ya tenía que seguir en lo mismo y nunca dejé de hacer lo que en aquel entonces era algo prematuro. No dejé de hacer lo mismo, es decir, de escribir y continuar escribiendo. Ahora bien, con tonos diferentes.

MESMOUDI: ¿Cómo definir ahora a Abdelkader Chaui? ¿Es un novelista, es un poeta, es un lector?

CHAUI: Hablé de ese tema en uno de mis últimos libros que se publicó a finales de 2015 que se llama Libro de la memoria… pues pensando mi trayectoria literaria, cultural, de pensamiento, llegué a la conclusión de que, en definitiva, yo soy un escritor. Teniendo una posibilidad, mientras tengo una facultad de producir…de producción literaria, soy un escritor que con esa facultad puedo escribir, reflejar, determinar… todo lo que a mí me interesa y quiero que sea en mi punto de interés un campo de trabajo y lo que sea, así que de vez en cuando yo publico una novela, pero también ensayos que tienen que ver con la política, con el pensamiento, con la cultura. Yo tengo una columna mensual en una revista femenina, ´Nissa´, allí publico desde hace cuatro años artículos que no tienen nada que ver con la novela, son artículos que reflejan mis, no voy a decir mis conocimientos, más bien mis lecturas, en un tiempo dado. Me enfoqué, me interesé en la literatura latinoamericana, particularmente en la chilena, así que cada vez que yo escribo sobre ese tema y publico en esa revista, me da la impresión de que es algo que forma parte de una construcción cultural establecida en mi trayectoria personal y tiene un nombre. Ese nombre es “escritor”.

La Literatura Marroquí Moderna

MESMOUDI: ¿Qué te parece que hablemos un poco de la literatura marroquí de nuestros días? ¿Qué puedes decir así a grandes rasgos, en general? ¿Cómo ves el panorama ahora de la literatura marroquí contemporánea? En lengua árabe, lengua francesa, lengua española…

CHAUI: Lo que en primer lugar hay que destacar, a mi juicio, es que lo que se puede llamar Literatura Moderna Marroquí no tiene más de 70 años, todavía vive de cierta manera una infancia cultural hasta el momento… Su acumulación desde un punto de vista histórico, todavía está en desarrollo, a mi parecer, contando la cantidad de novelas escritas y publicadas en árabe desde 1942 donde se publicó la primera novela Al-zauia de Al-Ouazzani (1942) editada en Tetuán, La cofradía. Desde 1942 hasta 2018 no hay más de 1.030 novelas escritas y publicadas, es poco…

MESMOUDI: En los últimos 70 años, se puede decir…

CHAUI: Sí, sí, en 70 años no hay más que 1.030 – 1.040, comparándolo con un contexto cultural diferente como lo es el francés, anualmente se publican unas 500 novelas. Es una comparación absurda pero refleja la situación de lo que había denominado la infancia de la literatura marroquí, ese es un elemento determinante que pocos consideran y analizan. Segundo, en relación con esa cultura-literatura, no hay que olvidar que desde el principio ha estado de alguna manera bajo la influencia de otra literatura mayor y menor porque en aquel momento la literatura marroquí era menor, y esa mayor es la producción de la literatura egipcia, siria, árabe también con tonos nacionales muy destacados, como la libanesa. Esa es la influencia de una literatura mayor. En todos los términos definitivamente, es decir, sus géneros, como en sus puntos de referencia, en sus temas…

MESMOUDI: Entonces se puede decir que hay un canon y ese canon establece…

CHAUI: Sí, me refería a eso, pues eso era en la historia de la Literatura Marroquí Moderna, era algo interesante y una influencia que marcó toda una literatura en su momento. Un tercer elemento que a mi parecer es interesante es que las primeras preguntas que diría en aquel entonces emanan de un contexto cultural determinado, está relacionado desde los años 30 relacionado con una sociedad cultural de la ciudad…

MESMOUDI: O sea que hay una urbanización de la literatura…

CHAUI: Más bien, los primeros intelectuales marroquíes, de notoriedad o notables, eran de ciudades tradicionales y comerciales de Marruecos, me refiero a Tetuán, Salé, Rabat…

MESMOUDI: Ah, la élite…

CHAUI: Lo que en aquel entonces representaba y formaba todo lo que tenía que ver con la cultura. Eso me lleva a decir que los primeros intelectuales marroquíes han sido, en el mismo momento, la misma época, los primeros militantes del movimiento nacionalista marroquí, no se puede disociar a Allal al-Fasi de su pertenencia al movimiento nacional y de su pertenencia cultural a la escritura de Qarawiyyin o Al-Karaouine.

MESMOUDI: De tal manera que la propia cultura literaria es un compromiso político.

CHAUI: Y fue marcada por anhelos y aspiraciones del movimiento nacional, de la ciudad comercial tradicional urbana marroquí, donde emergió la élite tradicional marroquí. Se nota su influencia en términos literarios. Desde el principio se podía suponer que esa élite publicaría una novela y todo el mundo sabe que unos han empezado, anterior a esa fecha, a producir poemas.

MESMOUDI: Pero no una novela.

CHAUI: Novela hasta el 42, pero se sabía que tenía que ser publicada en Salé, en Marrakech o en Tetuán. Se publicó en Tetuán. Pero es la misma élite del movimiento nacional de esa época, repartida entre ciudades comerciales tradicionales urbanas del país, pero se sabe que Abdallah Ibrahim y otros en Marrakech empezaron a escribir unos cuentos.

MESMOUDI: Y toda esa literatura me imagino…tiene el efecto de la Nahda [A este puede verse el análisis «Brevísima revisión de la Nahda» de Mehdi Mesmoudi. N del E.].

CHAUI: Por eso este elemento me parece interesante de la Literatura Marroquí Moderna. Estoy enfocándome en las raíces de los componentes que han sido la base del desarrollo de la literatura marroquí, como había mencionado anteriormente que lo que se produce en la actualidad marroquí y ese también es un elemento muy interesante, generalmente, se produce en cuatro o en cinco lenguas. Hay una diversidad lingüística: se publica en lengua árabe clásica tradicional, en dialecto dariya, en lengua española, en lengua francesa y en lengua amazigh, aunque dependiendo del nivel de cada lengua se puede determinar el estado y desarrollo. Es una literatura diversa, independientemente del contenido, lingüísticamente hablando. La forma es diversa.

Ahora bien, el grado de desarrollo es diferente y el contenido histórico, pero la coexistencia de la diversidad está ahí y se nota, es un elemento muy interesante también. Si uno refiere el contenido hay que diferenciar entre la literatura escrita en estas lenguas, pero publicadas en medios tradicionales, editoriales y otros; otra literatura escrita en estas lenguas que se denomina como emergente que es una literatura numérica, aún está en sus primeros pasos, pero se nota una evolución interesante que toma un cuerpo diferente y grande, cada vez es más grande. Este elemento me lleva a creer que el mismo contenido es literatura diversa, que todavía es algo poco desarrollado, literatura que todavía está buscando sus géneros literarios para que sean sus propios géneros de escritura.

Hablando de la novela, por ejemplo, tanto la que se escribe en árabe, español y francés, es una novela que se puede determinar como experimental, todavía está buscando su género a la imagen de unas novelas escritas en Francia que, en términos generales, es una novela en un desarrollo constante y continuo. Hasta el momento, si alguien me pregunta: ¿Cuáles son los elementos que determinan los textos literarios en la novela marroquí? ¿Cuáles son los elementos que determinan ese género literario? Siento que será difícil discernir, determinarlos, porque están en un constante desarrollo por la época.

Forma e hibridación de la literatura marroquí en el escenario global

CHAUI: estamos hablando de lo que se puede llamar la forma… hay una multitud de… no de puntos de vista, porque eso puede que sea normal en cualquier contexto cultural literario, hay una diversidad, diría yo, de elementos que sirven para expresar lo que en definitiva se puede expresar; no me refiero a la realidad política y social… no me refiero solo a esa  realidad política y social, sino también a otras realidades vividas por personas, escritores u otros; y sobre la forma hay también un…como yo lo veo, se nota en lo que se publica en la web, pero también en papel o en textos que se publican en Marruecos, ahí también hay un nivel que todavía carece de un…diría yo, carece de un desarrollo profundamente interesante o marcado por una cierta particularidad, lo que me lleva a creer que estamos en una búsqueda a veces acelerada en relación con el entorno, los que nos rodean, los que leemos…¿Qué es lo que significa eso? Significa que ya a partir de ese momento estamos hablando de una cierta mundialización, ya no se puede pretender que podemos, en un tiempo determinado, producir algo que nos pertenece, o que pertenece a nosotros, pues en definitiva tiene que pertenecer a lo que vivimos, en su complejidad, en su…determinación también, en sus formas diversas, en todo.

MESMOUDI: ya que estás hablando, Abdelkader, sobre esta cuestión de la mundialización literaria, ¿Cómo hoy en día se puede sostener todavía la cuestión de los géneros literarios? ¿Crees que es posible, seguir hablando hoy en día de géneros que separan, o ya géneros híbridos cada vez más?

CHAUI: Eso es lo que tenía pensado expresar, llega ese momento en que lo que se produce en la actualidad, teniendo en cuenta que estamos hablando de un productor, que es en este caso un poeta, o un autor de…

MESMOUDI: Novelista, por ejemplo

CHAUI: Novelista…o lo que sea, lo que se produce en la actualidad, está marcado en definitiva por la situación que vive la cultura y la literatura misma sobre dos niveles complementarios: lo que llega, lo que se lee, lo que se entiende; y el otro, pues cómo lo vive el productor mismo, el autor mismo, y eso pues la producción en definitiva, pues es una mezcla de sentimientos y de realidades pero captadas por el propio autor, o escritor, o productor. ¿Qué significa eso? Que en definitiva si se puede hablar de un género pues será de un género híbrido, un género que puede ser como un container, donde en unas experiencias de escritura puede llevar a pensar que es un conjunto de elementos heterogéneos o complementarios que allí están contribuyendo a formalizar un producto literario que se puede llamar…no sé, un producto novela, pero es una novela que compagina generalmente con otros géneros o lo que han sido géneros, o lo que se han llamado en una trayectoria literaria o cultural géneros. El género, como lo habíamos comentado, es un conjunto de elementos que determinan algo cambiante, está constantemente en un cambio.

Notas

*Mehdi Mesmoudi es profesor-investigador en el Departamento Académico de Humanidades de la Universidad Autónoma de Baja California Sur http://www.uabcs.mx/inicio (México) donde forma parte del Cuerpo Académico en Estudios Humanísticos. Organiza y coordina el Ciclo de Conferencias: Marruecos y América Latina (MARAL). Sus líneas de investigación son: a) tradiciones y culturas hispánicas, b) orientalismos en lengua española y relaciones hispano-magrebíes, c) problemas de la traducción literaria. Ha realizado una Estancia de Investigación en el Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a cargo de la Dra. Rossana Cassigoli Salamon. Es autor de varios artículos como “Edward Said y Sigmund Freud: del exilio a la escritura prometida” En Miguel Hernández Fuentes, Miguel Ángel Segundo Guzmán, Miguel Ángel Guzmán López, Graciela Velázquez Delgado (coords.) (2018). Más allá de lo disciplinario: enfoques teóricos, historiográficos y metodológicos para el estudio del pasado (ISBN: 978-607441-583-4; ISBN de la versión electrónica: 978-607-441-585-8), México: Universidad de Guanajuato, pp. 171-204: http://www.dcsh.ugto.mx/editorial/images/publicaciones/Depto.Historia/disciplinario.pdf; “Brevísima revisión de la Nahda (1830-1975)” (2015: 11-29): http://estudiosafricanos.cea.unc.edu.ar/files/02-Mehdi-Mesmoudi-N%C2%B012.pdf ; “La doble vida de Jesús, Enrique y Leslie” (2016: 173-204) en La crueldad cautivadora. Narrativa de Enrique Sernahttps://enriqueserna.com.mx/La_crueldad_cautivadora.pdf  y “Octavio Paz: el credo, la blasfemia, el verdugo” (2016): http://www.analectica.org/articulos/mesmoudi-paz/.
**Transcripción y edición de CPLATAM -Análisis Político en América Latina- 
***N. del E.: Nota del Editor

Este es un contenido exclusivo de CPLATAM -Análisis Político en América Latina- © 

Diciembre, 2019

En las redes…

Primera entrega del diálogo entre Mehdi Mesmoudi y Abdelkader Chaui

Segunda entrega del diálogo entre Mehdi Mesmoudi y Abdelkader Chaui

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.