Eritrea

Publicado en: Eritrea, Fichas Técnicas | 0

Nombre Oficial: Estado de Eritrea

Capital: Asmara

Área total: 121.144 Km2

Divisiones administrativas: 6 regiones administrativas

Fronteras: El Estado de Eritrea limita al este con el mar Rojo con casi 1.000 km de costa, tiene frontera al noroeste con Sudán, al sur y al oeste con Etiopía y al sureste con Yibuti. Forman igualmente parte de Eritrea las islas Dahlak, un archipiélago de coral cercano a la costa de Massawa

Población: 5.068.831 millones de habitantes

Forma de Gobierno: República presidencialista unipartidista

Independencia oficial: 24 de mayo de 1993

Día nacional: 24 de mayo

Religión: Aproximadamente un 45% son cristianos coptos, los habitantes tradicionales de las tierras altas, de lengua tigriña; otro 45% son musulmanes, habitantes de las zonas bajas del oeste y de la costa; otras creencias tradicionales el 10% restante

Idioma: Tigriña, árabe e inglés (oficiales). Se hablan también tigré afaro, bilín, kunama, nara e italiano

Moneda: Eritrean nakfa (ERN)

Poder Ejecutivo

Jefe de Estado, de Gobierno, del Consejo de Estado y de la Asamblea Nacional: Presidente Isaías Afwerki, desde el 8 de junio de 1993, elegido indirectamente por la Asamblea Nacional por un período de cinco años con el 95% de los votos (elegible para un segundo mandato); las únicas elecciones se celebraron el 8 de junio de 1993, tras la independencia de Etiopía (las próximas elecciones se aplazaron indefinidamente). Eritrea es uno de los países del mundo más represivo en materia de libertades y derechos humanos.

Poder Legislativo

Asamblea Nacional Unicameral: Consta de 150 escaños, donde 75 de los miembros son elegidos indirectamente por el partido gobernante y 75 son elegidos directamente por mayoría simple (todos los miembros cumplen mandatos de 5 años). La elecciones se llevaron a cabo en mayo de 1997, después de la aprobación de la nueva constitución, donde también fueron elegidos 75 miembros del comité central del PFDJ (antiguo comité central del EPLF), 60 miembros de la Asamblea Constituyente de 527 miembros (establecida en 1997) para debatir la nueva constitución, y 15 representantes de eritreos residentes en el extranjero se convirtieron en una asamblea nacional de transición para que actuara como órgano legislativo del país hasta que se celebraran elecciones nacionales para formar una asamblea nacional (solo se eligieron 75 de los 150 miembros de la asamblea nacional de transición.

Notas

  • La Constitución estipula que una vez pasada la etapa de transición, todos los miembros de la Asamblea Nacional serán elegidos por votación secreta de todos los votantes.
  • Las elecciones a la Asamblea Nacional previstas para diciembre de 2001 se aplazaron indefinidamente debido a la guerra con Etiopía, y en mayo de 2019 no había ningún órgano legislativo en ejercicio.

Poder Judicial

Tribunal Superior: Compuesto por 20 jueces (nombrados por los tribunales inferiores presidenciales: tribunales regionales o zonales; tribunales comunitarios; tribunales especiales; tribunales de la Sharia (para cuestiones relativas al matrimonio musulmán, la herencia y la familia); tribunales militares) y organizados en 6 secciones (civil, comercial, penal, laboral, administrativa y consuetudinaria)

Partido Político
Frente Popular por la Democracia y la Justicia o FPDJ – Isaías Afwerki (único partido reconocido por el gobierno).

Economía

Tras la independencia de Etiopía en 1993, Eritrea ha enfrentado varios problemas económicos, dentro de los que destaca la falta de recursos financieros y sus problemas de sequía crónica, además, la economía del país es dirigida bajo el control de su único partido político reconocido por el gobierno (Frente popular por la democracia y la justicia FPDJ). Adicionalmente, igual que en muchas naciones africanas, una gran parte de su población (80%) se dedica a la agricultura como método de subsistencia, pero dicho sector solo produce una parte pequeña de la producción total, siendo la minería la producción más representativa.

Desde 2013 el gobierno ha controlado el uso de divisas, limitando su acceso y disponibilidad, pero esto no ha tenido un efecto significativo económicamente. El país cuenta con pocas empresas privadas grandes, y entre las que existen, la mayoría operan en colaboración con asociados gubernamentales, donde están incluidas grandes empresas mineras internacionales que operan desde el año 2013.

Obtener estadísticas fiables sobre Eritrea es bastante difícil, sin embargo, las precipitaciones, irregularidades, y gran porcentaje de la fuerza de trabajo al servicio militar siguen siendo un obstáculo importante para la producción agrícola y el desarrollo económico, las cosechas del país no logran satisfacer las necesidades alimentarias de los habitantes de Eritrea, por lo que se ven prácticamente obligados a la compra de cereales complementarios. La producción de cobre, potasa y oro pueden seguir impulsando el crecimiento económico, pero de forma limitada, sin embargo, el gasto militar sigue y seguirá compitiendo con todos los planes de desarrollo.

Notas

En Eritrea, hombres, mujeres y niños son víctimas de la trata con fines de trabajo forzoso en el país (menos medida para explotación sexual o laboral en el extranjero). Presentan reclutas detenidos indefinidamente y sometidos a trabajos forzados; existen casos de migrantes eritreos, que a menudo huyen del servicio nacional, y se enfrentan a estrictos procedimientos de control de salida y acceso limitado a pasaportes, lo que los hace vulnerables a la trata de personas. Eritrea no cumple plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata y no está haciendo esfuerzos para hacerlo; el gobierno no ha investigado ni enjuiciado ningún delito de trata ni ha identificado o protegido a ninguna víctima; en su lugar siguió advirtiendo a los ciudadanos de los peligros de la trata de personas mediante actos de sensibilización y campañas de carteles, puesto que las autoridades no comprenden el delito, por el contrario confunden la trata de personas con migración transnacional; por lo que algunos eritreos que viven en campamentos de refugiados o cerca de ellos (particular en el Sudán) son secuestrados por grupos delictivos y retenidos para pedir rescate en la península del Sinaí y Libia, donde son sometidos a trabajos forzosos y abusos.

Eritrea y Etiopía firmaron un acuerdo en 2018 que pondría fin al estado de guerra, que fue implementado entre estos dos países a finales de los años noventa tras el conflicto armado, Fue firmado en Asmara, la capital de Eritrea, por el presidente de este país, Isaias Afwerki, y el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, donde ambos prometen respetar las fronteras establecidas en el año 2000 con el Acuerdo de Paz de Argel. Adicionalmente, Meskel informó que el acuerdo incluye el restablecimiento de transporte, comercio y telecomunicaciones entre los dos países con el fin de garantizar un ambiente de paz y desarrollo mutuo.

La ONU ha hecho acusaciones al gobierno de Eritrea por crímenes contra la humanidad de forma sistemática durante los últimos 25 años, reporte dado por la comisión de investigación de los derechos humanos de Eritrea. En el informa destacan los investigadores que las violaciones comenzaron cuando lo dirigentes actuales tomaron el poder en 1991, tras la independencia de Etiopía; se denuncian crímenes de esclavitud, tortura, persecución, asesinato y otros actos inhumanos, presuntamente utilizadas como campaña para mantener el miedo y desalentar la oposición.

Con información de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España y The World Factbook — Central Intelligence Agency (CIA). Elaboración CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.