El Gobierno Biden se pronuncia respecto a la condena a cinco años de cárcel contra el periodista Soulaimane Raissouni


El lunes 12 de julio el portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Ned Price, expresó la decepción del Gobierno Biden por la condena a cinco años de cárcel, proferida el viernes 9 de julio, contra el periodista Soulaimane Raissouni quien, al momento de la condena, completaba más de 90 días en huelga de hambre pidiendo un juicio justo y libertad provisional que le fue sucesivamente denegada. Price refirió la situación para la libertad de prensa, expresión y asociación en Marruecos. También hizo mención al procesamiento del periodista Omar Radi y el impacto negativo que estos hechos han tenido para las reformas tendentes a la democratización del país. Ned Price pidió a Marruecos garantizar y proteger la libertad de prensa: “Nos preocupa el impacto negativo del caso sobre las libertades de expresión y asociación en Marruecos”. Washington ha seguido de cerca este y otros procesos contra activistas y periodistas detenidos como se pudo constatar en el Informe del Departamento de Estado relativo a la situación de derechos humanos y al clima de libertades en el reino de Marruecos publicado a comienzo de este año.

El medio marroquí TelQuel recogió la declaración emitida por Price subrayando la decepción de los Estados Unidos por la condena al ex editor en jefe de Akhbar Al Yaoum Soulaimane Raissouni. Price puso el acento en el proceso legal que llevó a la condena y dijo que este proceso está en desacuerdo con las promesas fundamentales del sistema marroquí para garantizar juicios justos a las personas acusadas de delitos y que también desdice la promesa de la Constitución de 2011 y la agenda de reformas del rey Mohammed VI. “Hemos expresado estas preocupaciones al Gobierno marroquí y seguiremos haciéndolo”, añadió Price. El medio marroquí recordó que el 28 de junio, al margen de una reunión internacional contra el terrorismo en Roma, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, discutió la cuestión de la libertad de prensa con el canciller de Marruecos Nasser Bourita.

TelQuel indicó que la declaración del portavoz del Departamento de Estado, tras la condena en primera instancia contra Soulaimane Raissouni, generó la reacción del Gobierno marroquí a través de la Delegación Interministerial de Derechos Humanos (DIDH). Esta Delegación indicó que las declaraciones de Price se fundamentan “en información parcial que emana exclusivamente de los simpatizantes de los imputados”. La DIDH afirmó que: “Marruecos sigue profundamente apegado a la consolidación de los valores de las libertades individuales y colectivas, en particular las libertades de expresión y asociación, que se desarrollan constantemente, en el marco de una política próspera, tolerante e inclusiva, que destierra la arbitrariedad, la injusticia y la violencia”.

Raissouni, en prisión preventiva desde el 22 de mayo de 2020, procesado bajo las acusaciones de “atentado al pudor con violencia y secuestro”, fue condenado a cinco años de prisión por “agresión sexual”. Sin embargo, el periodista de 49 años siempre ha rechazado las acusaciones a la vez que ha defendido y afirmado su inocencia. En cuanto a Omar Radi, quien cumplirá un año en prisión preventiva al final de julio, está siendo procesado por acusaciones de “violación” y “atentado contra la seguridad interna del Estado”.

La organización Democracy Now señaló que diferentes grupos y organizaciones marroquíes han denunciado el encarcelamiento de los periodistas Radi y Raissouni. Citó la declaración del portavoz Ned Price respecto a la decepción del Gobierno de los Estados Unidos en este caso. “La semana pasada, Raissouni fue sentenciado a cinco años de prisión, acusado de “asalto indecente” contra otro hombre, un cargo que él ha negado y que dijo fue fabricado para intimidarlo”. Democracy Now añadió que, durante años, Raissouni cubrió las protestas contra el Gobierno y, también, ha sido muy crítico de las autoridades y su gestión. “Raissouni fue arrestado en mayo de 2020. Ha estado en huelga de hambre durante más de 90 días exigiendo su liberación. Raissouni es uno de los al menos 10 periodistas marroquíes que han sido encarcelados en los últimos años, muchos de ellos acusados de delitos sexuales”, añadió la organización.

AFP también se hizo eco de la declaración emitida por Price. Tituló: “Estados Unidos critica el encarcelamiento de periodista en Marruecos”. Apuntó a que Estados Unidos criticó a su aliado Marruecos por imponer una sentencia de cinco años de prisión a un periodista, a la vez que la Administración Biden instó al reino de Marruecos a proteger la libertad de prensa. Destacó que los defensores de Raissouni han dicho que se convirtió en un blanco debido a su cobertura periodística con enfoque crítico. “Raissouni, quien ha perdido una cantidad significativa de peso después de una huelga de hambre de más de 90 días, fue declarado culpable de agresión indecente contra otro hombre, lo que lo convierte en el último de una serie de periodistas procesados por presuntos delitos sexuales”. AFP citó las palabras de Price para subrayar que “La libertad de prensa es fundamental para sociedades prósperas y seguras, y los gobiernos deben garantizar que los periodistas puedan desempeñar con seguridad sus funciones esenciales sin temor” a represalias y a medidas injustas o amenazas. También recogió que la Fiscalía marroquí señaló que Raissouni recibió un juicio “justo” y que fue “procesado por delitos que no tienen nada que ver con su labor periodística”. Price dijo que Estados Unidos también ha planteando a Marruecos otros casos de periodistas, incluido el caso de Omar Radi, quien, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), ha estado recluido en régimen de aislamiento por cargos de agresión sexual y socavar la seguridad del Estado. La Agencia France-Presse documentó que Marruecos es un aliado de larga data de los Estados Unidos y recordó que bajo la administración del expresidente Donald Trump el país norteamericano reconoció el reclamo marroquí sobre el territorio disputado del Sahara Occidental en el marco de un acuerdo de normalización de relaciones con Israel.

Caso Omar Radi

El periodista y activista de derechos humanos Omar Radi tenía programada una nueva audiencia hoy martes 13 de julio. AFP indicó al término de la misma que el procedimiento se llevó a cabo a “puerta cerrada” y que la medida del juez ha llevado a que sus partidarios la califiquen de “una nueva violación” contra el detenido. Radi, quien ha permanecido detenido durante casi un año, niega las acusaciones en su contra por espionaje y violación. El juez del tribunal de apelaciones de Casablanca a cargo del caso indicó que la decisión de llevar el procedimiento a puerta cerrada se tomó “en consideración al honor” del acusado. Pero la defensa de Radi ha expresado en un comunicado que la decisión de atender el caso a puerta cerrada es “una nueva violación de las condiciones para un juicio justo”. El abogado de Radi, Abdelkrim Mlih, dijo que al no ser este un caso político, debería ser público.

*Clara Riveros es politóloga, analista política y consultora en temas relacionados con América Latina y Marruecos. Autora de los libros Diálogo transatlántico entre Marruecos e Iberoamérica y Diálogos transatlánticos, Marruecos hoy. Directora de la plataforma CPLATAM que promueve ideas liberales y el seguimiento de la coyuntura política en los países de América Latina y el Magreb.

Julio, 2021, CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.