Cuba y Estados Unidos normalizan relaciones

El 17 de diciembre de 2014 se produjo el intercambio de cuatro presos por espionaje entre Cuba y Estados Unidos y la liberación del estadounidense Alan Gross. Ese hecho abrió la puerta a un histórico anuncio: el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Así se puso fin a “una guerra no declarada entre ambos países de casi 60 años”. Durante meses se desarrollaron conversaciones secretas entre delegaciones gubernamentales de ambos países. Canadá acogió la mayoría de las reuniones y el Papa habría jugado un papel importante en el acercamiento.

Barack Obama sin opción de aspirar a una nueva reelección no afectó su capital político y, en cambio, dio el paso que le otorgará un lugar en la historia. “En política de inmigración, en el cambio climático y ahora con Cuba, las decisiones del presidente revelan [que] su audacia sigue intacta”. Por el lado de Cuba, la crisis que atraviesa Venezuela habría sido decisiva para que Raúl Castro se decantara por una salida pragmática y por la vía del diálogo, consciente de que debe romper con el aislamiento y diversificar sus relaciones, lo que contrasta con la línea de radicalización de Nicolás Maduro frente a Estados Unidos. Venezuela se queda sola.

La comunidad internacional celebró la noticia. Human Rights Watch apoyó la decisión de requerir al Congreso que considere levantar “el ineficaz embargo” y respaldó la decisión del Presidente Obama de modificar sustancialmente la política de Estados Unidos hacia Cuba. Opositores del régimen, dentro y fuera de la isla, celebraron la medida.

Analistas y expertos consideran este evento como positivo. Será a partir de este hecho que pueda darse la anhelada transición hacia la democracia. Sin embargo, para algunos opositores cubanos y para el bloque de legisladores republicanos la medida de Barack Obama es un desacierto, por lo que anunciaron su rechazo y férrea oposición al levantamiento del embargo hasta que no se produzca la apertura democrática del país.

 

Antecedentes en las relaciones Cuba-EE.UU.

  • Una relación fluida entre ambos países desde 1.898 hasta la caída de Fulgencio Batista.
  • A partir de la Revolución de 1.959, la adopción del comunismo y la relación con la URSS, Fidel Castro se asume como líder del antiimperialismo y enemigo de Estados Unidos.
  • La amenaza latente de una guerra nuclear se debió al papel de la Cuba castrista. (Crisis de los misiles 1.962).
  • Cuba sale de la OEA (1.962)
  • El apoyo de Fidel Castro en la emergencia de movimientos guerrilleros en la región fue determinante. (Guatemala, Venezuela, Colombia, Perú, Argentina y Bolivia).
  • El punto de máximo liderazgo internacional de Fidel Castro transcurrió durante la década de 1.970-1.980.
  • Con el colapso de la URSS y los cambios acaecidos durante 1.990 el castrismo se vio aislado e inmerso en una profunda crisis económica. El clima de hostilidad hacia EE.UU., fue en aumento.
  • Con el ascenso de Hugo Chávez al poder y su apoyo decisivo a la dictadura, el régimen de los Castro tomó aire y ha podido sostenerse hasta ahora, cosa que de otra manera no habría sido posible.

 

CPLATAm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.