Consensos políticos y principios éticos

Publicado en: Argentina | 0

Cuando en 1976 las Fuerzas Armadas irrumpieron una vez más, el país cargaba con una historia de golpes. Desde 1930 en adelante, se habían naturalizado a tal punto que buena parte de la sociedad asistía a su desarrollo casi como mirando una película. En 1983 habían transcurrido más de veinte años durante los cuales surgieron guerrillas, dictaduras, la vuelta de Perón, luchas enconadas al interior del justicialismo. Otra vez dictadura en 1976 y desde el Estado usurpado la represión implacable. Culminamos en una guerra perdida: Malvinas. Miles de vidas sacrificadas, sangre derramada, inconmensurable sufrimiento. Recuperada la posibilidad del voto, tantas pérdidas lo indujeron hacia la recuperación de la institucionalidad y a la demanda de verdad y justicia con respecto a los crímenes del terrorismo de Estado. El conocimiento de la dimensión de la violación a los derechos humanos a través del Nunca Más y los juicios -hechos umbral de esta democracia- arraigó en la sociedad argentina la certeza de que ya no permitiría que las Fuerzas Armadas fueran el “tribunal de alzada” convocado a dirimir los conflictos no resueltos por los intereses políticos en pugna. Con respecto a la última dictadura, la demanda de justicia, con retrocesos y avances, está siendo satisfecha. La de verdad carece aún de la contribución de la esfera militar. ¿A qué tareas inconclusas o descuidadas se enfrenta la dirigencia política y la sociedad en su conjunto? El Estado de Derecho exige una democracia republicana que frene los desbordes del poder. Debe asumir plenamente la responsabilidad de garantizar la nutrición básica y la salud y educación de calidad para, entre otras cosa, integrar a los más de 600.000 jóvenes que no estudian ni trabajan. Debe combatir la inseguridad y enfrentar al narcotráfico con políticas integrales. Para alcanzar estos objetivos, será imprescindible la búsqueda de consensos políticos y sociales en el marco de principios éticos a los que no debe renunciar un país que aspira legítimamente al bienestar y crecimiento.

Graciela Fernández Meijide, Club Político Argentino CPA

Publicado en La Nación, Enfoques, 08/12/2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.