Chad

Publicado en: Chad, Fichas Técnicas | 0

Nombre Oficial: Republica de Chad

Capital: Yamena

Extensión: 1.284.000 Km2

Fronteras: Norte con Libia (1.055 km), al Sur con la República Centroafricana (1.197 km) y Camerún (1.094 km), al Este con Sudán (1.360 km)

División Administrativa: 22 Regiones y 61 Departamentos administrados por un Prefecto y divididos a su vez en Subprefecturas

Población: 16.391.755 millones de habitantes

Forma de Gobierno: República presidencial (última constitución aprobada el 30 de abril de 2018 por la Asamblea Nacional, y entró en vigor el 4 de mayo de 2018)

Independencia Oficial: 11 de agosto de 1960

Día nacional: 11 de agosto (1960)

Religión: Aproximadamente el 53% de la población es musulmana, siendo predominante en el norte; el 35% es cristiano, y más del 7% animista

Idioma: Se hablan más de 120 lenguas en Chad, pero destacan el francés y el árabe (lenguas oficiales del país)

Moneda: Franco (CFA)

Poder Ejecutivo

Jefe de Estado y de Gobierno: Presidente Idriss Deby, desde el 4 de diciembre de 1990, elegido por mayoría del voto popular, con dos rondas de ser necesario, con un tiempo de 5 años en el poder y sin límite de mandatos. La última elección se llevó a cabo el 10 de abril de 2016, y la próxima tendrá lugar en el año 2021.

Nota: El cargo de primer ministro fue eliminado por el gabinete constitucional de 2018.

Poder Legislativo

Asamblea Nacional Unicameral: Compuesta por 188 escaños, donde 163 son elegidos directamente en circunscripciones electorales de varios escaños por voto proporcional y 25 elegidos directamente en circunscripciones electorales de un solo escaño por mayoría absoluta (los miembros cumplen mandatos de cuatro años). Ultima elección realizada en febrero de 2019. Próxima a celebrase en 2023.

Poder Judicial

Tribunales superiores: Tribunal supremo, Compuesto por el presidente del tribunal supremo, 3 presidentes de salas y 12 jueces o consejeros y dividido en 3 salas. Consejo Constitucional: Compuesto por 3 jueces y 6 juristas. Consejeros: 8 designados por el presidente del país y 7 por el presidente de la Asamblea Nacional. Jueces del Consejo Constitucional: 2 nombrados por el presidente del país y 1 por el presidente de la asamblea nacional. Juristas: 3 y cada uno elegido por el presidente del país y el presidente de la asamblea nacional (los magistrados son nombrados para ejercer durante un período de nueve años).

Tribunales subordinados: Tribunal superior de justicia, Tribunales de apelación y Jueces de paz.

Economía

La ubicación sin litoral del país contribuye a que los costos de transporte de la mercancía importada, tenga un importante incremento con respecto a la dependencia de sus países vecinos, siendo el petróleo y la agricultura los más significativos dentro de la economía de Chad. El petróleo aporta al país el 60% de los ingresos obtenidos de la exportación; el algodón, la goma arábiga y el ganado aportan la mayor parte de los ingresos no petroleros, mientras que el sector de prestación de servicios aporta la menor cantidad de ingresos, con menos de un tercio del producto interno bruto, sin embargo, ha contribuido con la inversión extranjera para el país a través de las telecomunicaciones.

Anteriormente la economía del país estuvo apoyada en los altos precios del petróleo y el incremento de las cosechas locales, pero actualmente el precio del petróleo sufre un decremento que produce tensión en la posición fiscal del país, dando lugar a importantes recortes en el sector gubernamental. Chad depende en gran medida de la asistencia y el capital provenientes de fuentes extranjeras, para poder sostener la mayor parte de sus inversiones privadas y públicas, que ya se ven bastante afectadas por variables como su limitada infraestructura, falta de personal capacitado para ejercer el trabajo, amplia burocracia gubernamental, y altas tasas de corrupción.

A esto hay que sumarle la crisis de la cuenca del Lago Chad, que se ha visto implicado con conflictos internacionales con Nigeria. Para el año 2018 la economía política de Chad estaba principalmente impulsada por trabajo que inició en el año 2016 para revertir la recesión y reparar daños generales a las finanzas públicas y las exportaciones. Actualmente el gobierno está implementando un plan de acción en estado de emergencia para intentar contrarrestar la caída de los ingresos petroleros y poder diversificar su propia economía. El plan nacional implementado con fines de desarrollo costó alrededor de 9.000 millones de dólares y presenta una deficiencia en financiación de 6.7000 millones de dólares, por lo que el plan nacional de desarrollo destaca la importancia de la participación que debe tener el sector privado en el país para aportar a su desarrollo, así como la necesidad latente de mejorar entornos empresariales (en particular los sectores prioritarios como la agricultura y la minería).

La deuda con Glencore debía ser saldada con activos de petróleo crudo, pero las ventas del producto en el país se vieron considerablemente afectadas por el decremento en el precio del petróleo, no obstante, después de una larga negociación el gobierno de Chad propuso y pactó un acuerdo con 5 bancos, entre ellos Glencore sobre la reestructuración de un préstamo respaldado por petróleo por valor de 1.450 millones de dólares en febrero de 2018, las nuevas condiciones incluyen una ampliación del vencimiento hasta 2030 y a partir de 2022 (un período de gracia de dos años para los reembolsos del principal, y un tipo de interés más bajo del London Inter-bank Offer Rate (Libor) más 2% – menos que el Libor más 7,5%).

Chad había obtenido un crédito de 312 millones de dólares provenientes del fondo monetario internacional en junio de 2017, pero la liberación de esos fondos dependía de la estructuración de la deuda con el banco Glencore. El país ya había recortado el gasto público para tratar de cumplir los términos del programa, pero estas decisiones provocaron huelgas y protestas en el país, donde casi el 40% de la población vive por debajo de los niveles de pobreza.

Notas

Youssouf Tom, fiscal general del Estado de Chad, anunció el pasado sábado la muerte de 44 yihadistas de Boko Haram que se encontraban en una prisión de Yamena, y el gobierno defiende la teses de que sucedió un suicidio colectivo con una sustancia venenosa tras realizar la autopsia a cuatro de ellos. Adicionalmente, Human Rights Watch denunció la ejecución extrajudicial de 31 civiles el 9 de abril, y presuntos maltratos y torturas, consecuencia del abuso de poder policial.

Boko Haram, es un grupo terrorista, cuyo principal objetivo es establecer un estado islámico bajo la estricta Sharia a través del norte de Nigeria y la región de la cuenca del lago Chad que limita con Camerún, Chad y Níger. Sus zonas de operación son las más activas en el noreste de Nigeria (estados de Yobe y Borno), pero también en el norte de Camerún, el sureste de Níger y zonas de Chad a lo largo de la frontera con Nigeria, lago Chad; la capital de Chad y Nyamena.

Para el 3 de abril de 2020, los ejércitos de Nigeria, Chad y Níger lanzaron una ofensiva militar contra Boko Haram, con el fin de desalojarlos del río Chad, como respuesta a los atentados de marzo que dejaron 170 soldados muertos de las tres nacionalidades mencionadas anteriormente. La operación fue nombrada “Cólera de Boma” como una referencia al campamento militar en el que fueron asesinados miles de militares de Chad.

 

Con información de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España y The World Factbook — Central Intelligence Agency (CIA). Elaboración CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.