Carol Z. Perez, embajadora de los Estados Unidos en Chile: “Las leyes no garantizan la igualdad por sí mismas”

Carol Z. Perez, embajadora de los Estados Unidos, durante su intervención en el marco de la conferencia Marruecos narrado por sus mujeres

Por Clara Riveros*

Carol Z. Perez, embajadora de los Estados Unidos en Chile, observó, semanas atrás, en el marco de la conferencia Marruecos narrado por sus mujeres, la situación en términos de igualdad de derechos y de oportunidades para las mujeres en los Estados Unidos y cómo se desarrollan actualmente los debates sobre este tema en la sociedad norteamericana.

Avances

Muchas mujeres norteamericanas han tenido trayectorias destacadas en el campo de la política, los deportes, el sector empresarial y en diferentes profesiones en los Estados Unidos. Según documentó la representante estadounidense, la proporción femenina que hoy obtiene grados universitarios y cursa estudios de postgrado es igual y/o superior a la masculina. Pero todavía es necesario que más mujeres se interesen en carreras profesionales que tradicionalmente han sido dominadas por los hombres. Avanzar en este campo es importante porque, a mayor diversidad en el trabajo, “mayor talento sobre la mesa, más puntos de vista, más creatividad y también aumenta la productividad”. “El empoderamiento económico de la mujer disminuye la pobreza familiar […] Todos estos aspectos son altamente positivos, pero podemos hacer más como sociedad para ayudar a que más mujeres asciendan a lo más alto en sus carreras profesionales”, corroboró la embajadora.

Katherine Johnson
En Estados Unidos las niñas han adquirido mayor conocimiento sobre los modelos femeninos a seguir, en áreas laborales y profesionales que, tradicionalmente, estuvieron dominadas por los hombres, explicó Perez, quien destacó, entre las referencias notables de su país, a Katherine Coleman Goble Johnson, física, científica espacial y matemática estadounidense que contribuyó al desarrollo aeronáutico y a los programas espaciales en la NASA, su historia, de hecho, fue recreada en el cine (Hidden Figures/Talentos ocultos), en 2016.

 

 

Desafíos

La diplomática estadounidense también abordó los desafíos que enfrentan las mujeres en su país para acceder a la educación y al trabajo y explicó que estas barreras también tienen que ver con cuestiones culturales de la sociedad. Aunque hoy existen muchas oportunidades a nivel nacional e internacional gracias a los debates que se han promovido en el tiempo reciente, persisten aspectos negativos como la discriminación laboral, el acoso laboral y la persistente brecha salarial entre hombres y mujeres que obstruyen la realización individual y profesional de las mujeres en Estados Unidos.

Lo anterior no significa que Estados Unidos no haya promulgado leyes firmes para afianzar la igualdad de género desde hace décadas. Las leyes existen, pero todavía no han conseguido la práctica cabal y la efectiva aplicación en el país. A este respecto, precisó Perez, la Ley que establece la Igualdad de Salarios se firmó en 1963, hace 55 años. Desde entonces, es ilegal que una mujer reciba menos salario que un hombre al realizar el mismo trabajo. Asimismo, la Ley de Derechos Civiles, establece que es ilegal discriminar por razón de género en la contratación laboral; y, la Acción Afirmativa y el Título IX de 1962, aumentaron la participación de la mujer y de otros grupos subrepresentados en la educación superior. “Pero las leyes no garantizan la igualdad por sí mismas”, afirmó la representante al destacar que el apoyo y la participación constantes de la sociedad civil son esenciales para llevar esas leyes a la práctica cotidiana.

Cada vez se está hablando más del “sesgo subconsciente en el trabajo”. Por ejemplo, no hay suficientes mujeres embajadoras que representen a los Estados Unidos en el mundo y ello se debe a la existencia de barreras, barreras que la ciudadanía muchas veces no percibe de forma consciente, pero que están ahí y se hacen evidentes cuando el desarrollo profesional de los individuos se ve obstaculizado debido a estereotipos existentes con base en la raza, el género, la edad o la apariencia. Estas barreras influyen de manera subconsciente en cómo se trata a los individuos en el trabajo. Por tanto, uno de los desafíos actuales para avanzar en la igualdad de oportunidades y en la igualdad de género tiene que ver con crear consciencia en los lugares de trabajo sobre la existencia de este sesgo, ese será un gran paso para eliminar la discriminación por razón de género y otras manifestaciones de discriminación, profundizó la diplomática.

No obstante, hay mayor concienciación respecto a los obstáculos que enfrentan las mujeres en el ámbito laboral, así como la gran carga que deben asumir para equilibrar ese rol tradicional que les asigna la sociedad: “hay un debate amplio en torno a la carga invisible que muchas mujeres deben asumir y sobrellevar para hacerse cargo de las labores de la casa, de la familia, además de trabajar una jornada completa”. Estas situaciones pueden llegar a constituir grandes desafíos y no le son ajenas a la representante de los Estados Unidos quien ha debido tomar decisiones difíciles durante su carrera profesional para tratar de equilibrar las relaciones familiares y laborales: “Me siento muy identificada con las dificultades que enfrentan día a día las mujeres que trabajan […] Es difícil tener todo lo que se quiere en la vida”, enfatizó la representante.

Kenza El Ghali, embajadora de Marruecos; Carol Z. Perez, embajadora de los Estados Unidos; y, Sadani Moulainine, activista marroquí

Compromisos

Estados Unidos busca que sus ciudadanas se involucren en más carreras relacionadas con la ciencia y la tecnología, así como en entidades relacionadas con la seguridad, la justicia o la policía. Una de las razones por las que el acoso persiste es porque no hay suficientes mujeres en estas instituciones, explicó la embajadora. Por tanto, hay interés en que las mujeres sigan creciendo y posicionándose a diferentes niveles. Carol Z. Perez destacó que las mujeres empresarias son el grupo de emprendedores que más crece actualmente en los Estados Unidos y que las mujeres ya representan el 40 % en el sector del emprendimiento. En cifras: las mujeres emprendedoras en Estados Unidos contribuyen con 1000 billones de dólares a la economía norteamericana cada año.

A nivel externo, subrayó la representante, la igualdad de género, la diversidad, el respeto por los derechos humanos en todos los niveles y en todos los ámbitos son aspectos fundamentales para la diplomacia estadounidense. Estos principios se ven reflejados en los programas e iniciativas que apoya y promueve Estados Unidos en diferentes lugares del mundo, según documentó Pérez. La embajadora también comentó que en Chile ha promovido cada 8 de marzo, en los dos últimos años, el hashtag #PorqueSomosMujeres, con el propósito de destacar a las mujeres que sobresalen en diferentes ámbitos. La idea ha sido amplificar el mensaje: “podemos hacer lo que queremos hacer”. La embajada de Estados Unidos en Chile desarrolla programas y dirige esfuerzos para apoyar la igualdad de oportunidades de las mujeres chilenas, promueve también la inserción de la mujer en el plano laboral, en el emprendimiento y en la creación de PYMES (pequeña y mediana empresa), impulsa a la mujer chilena a participar de igual a igual en todos los aspectos de la vida ciudadana.

Decenas de mujeres en el mundo —entre ellas muchas latinoamericanas— han sido elegidas cada año para participar en diferentes programas de empoderamiento en los Estados Unidos “porque una sociedad solo puede tener éxito cuando las mujeres participan plenamente en todos los ámbitos”, resaltó la embajadora, quien reiteró su compromiso para trabajar con el gobierno de Chile, con el sector privado, con la sociedad civil, con las organizaciones internacionales, con el cuerpo diplomático y con las embajadoras acreditadas en Chile para mejorar las oportunidades económicas y sociales de las mujeres chilenas. “Hemos trabajado en América Latina incluido Chile para que más mujeres se incorporen al mundo laboral a través de diferentes iniciativas. Cuando una mujer sigue sus sueños y empieza su negocio ayuda a que otras personas y sus familias tengan éxito y a que comunidades enteras sean más prosperas”, zanjó la embajadora de los Estados Unidos en Chile.

Nótese que también en los países desarrollados quedan escollos por superar para lograr que la igualdad de género y la igualdad de oportunidades sean prácticas efectivas. Las leyes, aunque son esenciales, no garantizan la igualdad por sí solas, de ahí la importancia de promover la transformación social y cultural de los individuos como sujetos constitucionales con derechos y obligaciones. Por último, ese proceso de construcción de ciudadanía ha de acompañarse de la implementación y ejecución de planes, programas y proyectos que potencien la participación, el empoderamiento y el liderazgo de las mujeres a diferentes niveles, así como su acceso en iguales condiciones a los espacios de poder y en la toma de decisiones.
*Clara Riveros, politóloga, consultora y analista política en temas relacionados con América Latina y Marruecos y directora en CPLATAM -Análisis Político en América Latina- ©

Octubre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.